LOS TRASTORNOS DE LA ESCRITURA

INDICE:

1. TRASTORNOS EN LA ADQUISICION Y DESARROLLO DE LA ESCRITURA

2. FASES DE ADQUISICION DE LA LECTURA

3. CUADRO SINTESIS DEL P ROCESO DE ADQUISICION DE LA LENGUA ESCRITA

4. PRINCIPALES TRASTORNOS DE LA ESCRITURA

5. OTROS TRASTORNOS QUE AFECTAN A LA ESCRITURA
5.1. DISTONIAS
5.2. ENFERMEDAD DE PARKINSON
5.3. SINDROME DE GERSTMANN
5.4. ENFERMEDAD DE HUTINGTON
5.5. SINDROME DE LANDAU-KLEFFUER
5.6. SINDROME DE TOURETTE

6. LA GRAFOLOGIA

7. ESTUDIOS SOBRE LOS TRASTORNOS DE LA ESCRITURA
7.1. INVESTIGACIONES SOBRE LA DISLEXIA Y SUS SUBTIPOS
7.2. INVESTIGACIONES SIGNIFICATIVAS

8. COLABORACION CON LA FAMILIA
8.1. ORIENTACION Y ASESORAMIENTO
8.2. PAUTAS DE INTERVENCION EN LA CASA
8.3. TRATAMIENTO DE LA DISLEXIA
8.4. EL PAPEL DE LOS PADRES EN EL TRATAMIENTO DE LA DISLEXIA
8.5. TRATAMIENTO DE LA DISGRAFIA
8.6. TRATAMIENTO DE LA DISORTOGRAFIA
8.7. TRATAMIENTO DE LA DISCALCULIA

9. COMO SE DETECTAN LOS PROBLEMAS DE ESCRITURA
9.1. DISLEXIA
9.2. DISGRAFIA
9.3. DISORTOGRAFIA
9.4. DISCALCULIA







1. TRASTORNOS EN LA ADQUISICION Y DESARROLLO DE LA ESCRITURA
Estos trastornos son una afección de la infancia que implica deficiencias en las habilidades de la escritura. El trastorno aparece solo o junto con otros problemas de aprendizaje como:
· trastornos de la coordinación y el desarrollo
· trastornos del lenguaje expresivo
· trastornos de las matemáticas
· trastornos de la lectura
Los síntomas que presentan son:
· errores en la gramática y puntuación
· escritura deficiente
· ortografía deficiente
SINTOMATOLOGIA ESENCIAL:

Encuadramos en esta categoría a alumnos, mayores de ocho años, que presenten dificultades a la hora de realizar los trazados gráficos que requiere la escritura,retraso en la escritura (superior a dos años) y errores frecuentes en la escritura (omisiones, sustituciones, adiciones e inversiones).
Concretamente pueden aparecer algunas de las siguientes manifestaciones:
· Escritura con errores frecuentes del tipo de omisiones, inversiones, sustituciones...
· Trastornos en los trazos, direccionalidad de los giros...
o Uniones y separaciones indebidas de palabras, sílabas y letras.
o Posición inadecuada para escribir con malos resultados en la efectividad escritora.
o Escritura irreconocible o ilegible o difícilmente legible.
o Trastorno en el tamaño de los grafemas.
Estos alumnos deben estar normalmente escolarizados, sin perturbaciones organico-sensoriales (que estén implicadas en el proceso escritor y con inteligencia normal, a la hora de aprender a escribir o en el intento de dominar esta técnica, es decir que sus dificultades en la escritura no están vinculada a otros trastornos mayores o de otra índole.
Estas dificultades han de ser de carácter duradero en uno o varios aspectos del proceso escritor.
SINTOMATOLOGIA ASOCIADA:

Las dificultades para la adquisición y desarrollo de la escritura interactuan con otras alteraciones asociadas o vinculadas, como las siguientes:
· Retraso escolar fundamentalmente en el área del lenguaje, que puede complicarse con fracaso escolar, fobia escolar, rechazo a escribir y sentimientos de baja autoestima.
· Ansiedad elevada ante situaciones de escritura, que a su vez pueden aumentar sus dificultades y errores y en definitiva le llevan al fracaso.
· Pueden asociarse algunos trastornos de conducta ( Fobia escolar, tic,,).
FACTORES PREDISPONENTES:

Entre los factores etiológicos podemos encontrar, factores de índole psico-ambiental y orgánicos. En cuanto al mantenimiento o mejora de las dificultades inciden sobre todo los factores socio-educativos
En concreto, algunos de los factores que influyen tanto en el origen de estas dificultades, como en el mantenimiento o interferencia de una evolución favorable son:
· Problemas de lateralidad y otros trastornos de la eficiencia motora, dominio del esquema corporal, o trastornos perceptivos y/o visoperceptivomotrices.
· Trastornos madurativos o neuropsicológicos menores.
· Dificultades de concentración o atención.
· Procesos de dispedagogias: aprendizajes precoces y/o forzados de la escritura, problemas de método y/o motivacionales, situaciones de enseñanza-aprendizaje inadecuadas.
· Escolarización insuficiente, ausencias escolares, repetidos cambios de colegio.
· Ambientes socioculturales desfavorables (bajos), e incluso se ha hablado de predisposición hereditaria.
TIPOS Y NIVELES:

Nos encontramos dos tipos, dependiendo de los factores que expliquen o estén implicados en la etiología de estos trastornos:
· Disgrafia: Alteración del lenguaje escrito como consecuencia de las dificultades disléxicas.Dificultad en aprender a escribir a pesar de contar con una instrucción convencional, una inteligencia adecuada, oportunidades socio-culturales y ausencia de alteraciones orgánico-sensoriales. El retraso suele ser específico para la escritura o en todo caso para el área de la lectoescritura.
· Retraso en la escritura: Retraso de la escritura consecuencia de factores de índole psicológico o ambientales que lo explican: Bajo CI, carencia de oportunidades educativas, alteración organico-sensorial implicada en el proceso lectoescritor, desventaja socio-cultural, etc. Disgrafia motriz o caligráfica: Afecta a la calidad de la escritura en sus aspectos perceptivo motrices.
CARACTERISTICAS DIFERENCIALES:

Para encuadrar a un alumno en esta categoría nosotros vamos a comprobar la ausencia de los siguientes factores, cuya presencia nos llevaría a categorizar estas dificultades como vinculadas a otros trastornos mayores o de otra índole:
· Ausencia de problemas sensoriales y motóricos: auditivos, problemas de visión o déficit en la coordinación motora graves (Considerados en otras categorías mayores).
· Ausencia de trastornos emocionales severos: desordenes intensos de personalidad, psicosis o cuadros autistas.
· Ausencia de trastornos neurológicos.
· Una puntuación de C.I. verbal o manipulativo superior a 70.
· Dos años de retraso escritor si el sujeto tiene más de ocho años.
CRITERIOS:
· Deterioro de la escritura a nivel formal o simbólico.
· Rendimiento en las tareas de escritura notablemente menor del nivel esperado dada la escolarización y la capacidad intelectual del niño o el rendimiento general en las demás áreas.
2. FASES DE ADQUISICION DE LA ESCRITURA
El grado de recuperación de estos trastornos depende de la severidad del trastorno.

ETAPA pre-fonética:

PRESILÁBICA: aún no hay comprensión del principio alfabético, por lo tanto no hay correspondencia grafema-fonema.

ETAPA fonética:
1.SILÁBICA: el niño puede detectar al menos un sonido de la sílaba, generalmente vocales o consonantes continuas.
2.SILÁBICA-ALFABÉTICA: el niño empieza a detectar y representar algunas sílabas en forma completa.
3.ALFABÉTICA: el niño puede detectar todos los sonidos y representarlos adecuadamente con su letra.


3. Cuadro síntesis del proceso de adquisición de la lengua escrita.


|| NIVEL DE CONCEPTUALIZACIÓN

MANIFESTACIONES
1.NIVEL CONCRETO
O PRE-SIMBÓLICO
  • El niño no sabe que la escritura porta significado.
  • No hay discriminación entre escribir y dibujar.
  • "Lee" las imágenes.
  • Puede incluso reconocer letras, pero no son más que eso, "letras"-
2.NIVEL SIMBÓLICO
  • Los textos son portadores de significado. Al escribir, lo hace con grafías, como bolitas, palitos, líneas, curvas y también con escrituras unigráficas.
    Hipótesis del nombre: "la escritura dice lo que las cosas son".
    Hipótesis de cantidad: cantidad mínima de grafías para que se pueda leer, (tres grafías como mínimo, con una variación de una más o una menos).
    Hipótesis de variedad: si son todas iguales no se puede leer. Al escribir lo hace con grafías inventadas. o con letras convencionales, variándolas en forma arbitraria.
3.NIVEL LINGUÍSTICO.
  • Descubre la relación entre los aspectos sonoros del habla y la palabra escrita.
    Hipótesis silábica.
    Hipótesis silábico-alfabética.
    Hipótesis alfabética.






4. PRINCIPALES TRASTORNOS EN LA ESCRITURA

1. DISGRAFIA:

Variedad de dislexia que consiste en un trastorno de la escritura que afecta a la forma y/o al contenido, y no suele presentar problemas intelectuales, neurológicos, sensoriales, motores, afectivos o sociales asociados

PROBLEMAS QUE CAUSAN DISGRAFIA:
· mala lateralización (trastornos perceptivos visioespaciales y del lenguaje)
· alteraciones de la psicomotricidad (falta de ritmo, equilibrio y conocimiento deficiente del esquema corporal)
· trastornos perceptivos. problemas en la percepción espacial, dificultad para diferenciar arriba y abajo, derecha e izquierda, delante-detrás.
TIPOS DE DISGRAFIA:
· Digrafía disléxica: Omisión de letras, silabas o palabras. Inversión del orden de las palabras. Agregado de letras y silabas.
· Digrafía motriz: afecta a la calidad de la enseñanza


2. DISORTOGRAFIA

El niño tiene serias dificultades a la hora de respetar la estructuración gramatical del lenguaje, es decir, en sus escritos se observan faltas de ortografía en palabras que son familiares, omisiones o cambios en artículos y acentos. En los casos más graves pueden aparecer omisiones de silabas completas, cambios de letras o confusión entre ellas. Estas alteraciones suelen estar asociadas a problemas de dislexia.


TIPOS DE DISORTOGRAFIA:

Disortografía temporal: Dificultad para la percepción de los aspectos fonéticos con su correspondiente traducción y la ordenación y separación de sus elementos.
Disortografía perceptivo-anestésica: Incapacidad del sujeto para repetir con exactitud los sonidos escuchados, surgiendo sustituciones por el punto de articulación de los fonemas. Ejemplo: sebtimo por séptimo.
Disortografía cinética: Errores de unión-separación. Elaparato, seva, des pués.
Disortografía visoespacial: Alteración en la percepción de los grafemas, apareciendo rotaciones e inversiones estáticas b/ p, d/ q (capa por copa) o sustituciones de grafemas m, n ,o ,a (mono por mano). Confusión de letras de doble grafía b/ v, g/ j (varato por barato).
Disortografía dinámica: Alteraciones en la expresión escrita de las ideas y en la estructuración sintáctica de las oraciones. Ejemplo: "La hierba crece entre los árboles" en su lugar escriben "los árboles crecen entre la hierba".
Disortografía semántica: Se altera el significado de las palabras. Ejemplo: duro por duró.
Disortografía cultural: Dificultad para el aprendizaje de las reglas ortográficas, mayúscula después de punto, regla de la b/ v, g/ j

5. OTROS TRASTORNOS QUE AFECTAN A LA ESCRITURA:

5.1 DISTONIAS
Son trastornos del movimiento en los cuales contracciones sostenidas del musculo causan torceduras y movimientos repetitivos y posturas anormales. Son movimientos involuntarios y a veces dolorosos, pueden afectar a un solo musculo o a un grupo de musculos tales como los de los brazos, las piernas o el cuello, o el cuerpo entero.
5.2 ENFERMEDAD DE PARKINSON
Trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva. Desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.
Características clinixcas: temblor en reposo, rigidez muscular, bradicinesia (lentitud de movimientos voluntarios), perdida de reflejos posturales.
Manifestaciones motoras: bradicinesia, alteración de la motricidad fina, micrografía (la letra del paciente al escribir cada vez se hace mas pequeña e ilegible), hipofonia, rigidez muscular e inestabilidad postural.

5.3 INDROME DE GERSTMANN
Enfermedad rara neurológica, de posible causa vascular que afecta al lóbulo parietal y se caracteriza por:
- Agrafia: dificultad en la expresión de ideas por la escritura
- Agnosia digital: imposibilidad de reconocer los dedos de las manos
- Acalculia: imposibilidad de realizar operaciones aritmeticas simples
-Desorientacion derecha-izquierda
- Afasia nominal: perdida de la facultad de expresión hablada, escrita o mímica.
- Alexia: ceguera adquirida para las palabras

5.4 ENFERMEDAD DE HUTINGTON
Trastorno cerebral caracterizado por neurodegeneracion progresiva que se manifiesta en disfunciones motoras, cognoscitivas y psiquiátricas. Pueden presentarse problemas en:
- control motor (movimiento)
- cognición (razonamiento)
- comportamineto
Los síntomas de la enfermedad son disartria y apraxia, disminución del control de la velocidad de hablar y dificultad para escribir

5.5 SINDROME DE LANDAU-KLEFFNER

Descripción

El SLK es un síndrome raro que se presenta con más frecuencia en niños que en niñas. El comienzo ocurre entre los 18 meses y los 13 años y tres cuartas partes de los casos tienen su comienzo antes de los 7 años de edad, en niños, por lo demás, previamente normales. En algunos casos el desarrollo del lenguaje puede haber estado algo retrasado, sin embargo, es una constante la clara regresión de las habilidades verbales adquiridas previamente.
El perfil típico es: desarrollo normal y lenguaje apropiado en los primeros 3-7 años; perdida del lenguaje receptivo, conservándose algún lenguaje expresivo; lenguaje "telegráfico" con pocos verbos; sospecha de sordera; frustración del niño, sorprendido por su propio cambio; comportamientos similares a los del autismo; Coeficiente Intelectual (IQ) no verbal normal o superior a la media; anomalías en el EEG (Electroencefalograma). Algunos expertos sospechan que ciertos casos del Trastorno Desintegrador Infantil (CDD) o de aparición tardía de autismo podrían ser en realidad Síndromes de Landau-Kleffner.
La aparición del trastorno se acompaña de anomalías paroxísticas en el electroencefalograma (casi siempre en los lóbulos temporales, normalmente de un modo bilateral, pero con frecuencia con un trastorno disrítmico más generalizado) y en la mayoría de los casos también de ataques epilépticos. La aparición suele tener lugar entre los tres y los siete años de edad, pero puede tener lugar antes o después, durante la infancia. En la cuarta parte de los casos la pérdida de lenguaje tiene lugar de manera gradual durante un período de varios meses, pero lo más frecuente es que la pérdida sea brusca, en el curso de días o semanas. La relación temporal entre la aparición de los ataques y de la pérdida del lenguaje suele ser variable, precediendo unos a la otra o viceversa, con un intervalo de varios meses a dos años. Es muy característico que el deterioro de la comprensión del lenguaje sea profundo, y que las dificultades para la comprensión de los sonidos sean la primera manifestación de este trastorno. Algunos niños enmudecen totalmente, otros limitan su expresión a una jerga particular, mientras que otros presentan déficit más leve en la expresión y fluidez verbales, a menudo acompañados por disartria. En algunos casos se presenta una afectación de la calidad de la vocalización, con una pérdida de las inflexiones normales. A veces, en las fases tempranas del trastorno, parece fluctuar la afectación de las funciones del habla. En los meses posteriores a la pérdida inicial del lenguaje son bastante frecuentes los trastornos del comportamiento y los emocionales, pero éstos tienden a mejorar a medida que el niño adquiere algún medio de comunicación

5.6 EL SINDROME DE TOURETTE


El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico caracterizado por movimientos repetitivos, estereotipados e involuntarios y la emisión de sonidos vocales llamados tics. El trastorno lleva el nombre del doctor Georges Gilles de la Tourette, neurólogo pionero francés quien en 1885 diagnosticó la enfermedad en una noble francesa de 86 años.
Los primeros síntomas del síndrome de Tourette se observan casi siempre a partir de la niñez, iniciándose generalmente entre los 7 y 10 años de edad. El síndrome de Tourette afecta a personas de todos los grupos étnicos, aunque los varones se ven afectados con una frecuencia entre tres o cuatro veces mayor que las mujeres. Se calcula que 200,000 norteamericanos padecen de la forma más severa del síndrome de Tourette mientras que una de cada cien personas presenta síntomas más leves y menos complejos, tales como tics motores o vocales crónicos o los tics pasajeros de la niñez. Aunque el síndrome de Tourette puede manifestarse como condición crónica con síntomas que persisten durante toda la vida, la mayoría de las personas que padecen del mal presentan los síntomas más severos durante los primeros años de adolescencia y van mejorando al avanzar hacia la fase más tardía de la adolescencia y posteriormente en la madurez

Los tics se clasifican como simples o complejos. Los tics simples son movimientos repentinos, breves y repetitivos en lo cuales están involucrados un número limitado de grupos musculares. Los tics complejos son patrones de movimientos específicos que abarcan varios grupos musculares.

Los tics van y vienen con el transcurso del tiempo y varían en el tipo, frecuencia, sitio y severidad del tic. Los primeros síntomas generalmente aparecen en la cabeza y el cuello y pueden progresar hasta incluir los músculos del tronco y las extremidades. Los tics motores generalmente preceden el desarrollo de los tics vocales y los tics simples a menudo preceden los más complejos
Muchas personas con el síndrome de Tourette experimentan problemas adicionales de neuro-comportamiento, incluyendo la falta de atención, hiperactividad e impulsividad (déficit de atención con hiperactividad) y dificultades relacionadas con la lectura, escritura y aritmética, además de síntomas obsesivo-compulsivos tales como pensamientos intrometidos, preocupaciones y comportamientos repetitivos. Por ejemplo, la preocupación por la suciedad y los gérmenes puede asociarse con el lavado repetido de las manos, y la preocupación por la posibilidad de que ocurran cosas negativas puede asociarse con comportamientos ritualistas como contar, repetir, ordenar y acomodar. Las personas que padecen del síndrome de Tourette también padecen de problemas de depresión, trastornos de ansiedad y otras dificultades para llevar adelante sus vidas, las que pueden estar o no relacionadas directamente con el síndrome de Tourette. Si se considera la gran cantidad de posibles complicaciones, las personas con el síndrome de Tourette pueden vivir mejor si reciben tratamientos médicos que incluyan una amplia gama de modalidades terapéuticas.


6. LA GRAFOLOGIA

La grafología es la ciencia que a través de una interpretacion detallada y minuciosa de la escritura, puede expresar aspectos biológicos y psicológicos del escritor.
Todos los días nos encontramos ante producciones de nuestros alumnos, donde la intuición y la experiencia nos indican que "algo está pasando".
Esas letras tan gran des o tan chiquitas, esa palabra que sobresale por su estrechez, esa tachadura ocasional o que permanece a lo largo de los escritos, esa hoja tan ordenada o aquella tan desordenada, todo es fuente de información para la grafología.
Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la hoja sobre la que se escribe representa al medio en el cual se mueve ese individuo. Es el mundo donde esa persona se desenvuelve.
El texto que se escribe en esa hoja nos mostrara como se mueve, como reacciona el escribiente en su medio ambiente desde el punto de vista social, familiar, laboral o escolar.
La producción escrita es {mica, en ella podremos encontrar datos sobre los sentimientos profundos del escribiente, sus emociones, sus estados de ánimo, pasajeros o crónicos, sus preocupaciones, conflictos, ideales.
Si bien existen signos de alarma o alerta en los escritos de los niños y adolescentes, es necesario establecer cuáles son las características de cada etapa de la escritura, para no realizar una evaluación equivocada.
También es importante aclarar que en grafología, los rasgos o signos aislados no tiene valor de interpretación, siempre la evaluación se realiza sobre el todo


7. Estudios sobre los trastornos de la escritura

El aprendizaje de la escritura es gradual, y el saber leer no tiene porque conllevar ser capaz de escribir.
Según la estadística del INEGI (México) el 50.9% de los niños de Nuevo León, situada al noreste de México, tienen alguna discapacidad motriz.
También aparece un estudio realizado por científicos, entre los que se encontraba Peter Hope, con niños nacidos en el año de 1990 y que tenían entre las 32 y 35 semanas de gestación, en el condado de Oxfordshire (Gran Bretaña), según el cual un tercio de ésta población infantil tiene problemas de motricidad fina en la escritura.

7.1 INVESTIGACIONES SOBRE LA DISLEXIA Y SUS SUBTIPOS
HIPÓTESIS
Diferentes estudios han demostrado que los disléxicos pueden tener diferentes déficit cognitivos. Por ello se desarrollan varios estudios, de los cuales mostramos los dos más significativos.
1. En un primer estudio se propuso lograr la discriminación entre disléxicos visuales o auditivos o fonológicos. Se estudian 98 niños, entre 8 a 10 años cociente intelectual normal, cuyo nivel lector era de percentil 6. De acuerdo al tipo de error en la decodificación se pudo determinar: 4 subgrupos:
a) Niños que cometen solo errores visuales
b) Sólo cometían errores auditivos o fonológicos
c) Presentaban ambos tipos de errores
d) No cometía estos errores.
-Los subgrupos de disléxicos auditivo y mixto presentaron mayor grado de retardo lector y menor comprensión lectora que los otros dos subgrupos.
-Existieron correlaciones significativas entre la escala de confusiones auditivas y la comprensión lectora silenciosa.
-Los errores de la escala de confusiones auditivas correlacionó significativamente con pruebas verbales de abstracción de semejanzas y con una prueba sintáctica de ordenación de oraciones.
-Los resultados de la escala de confusiones visuales no correlacionó con los procesos verbales mencionados ni tampoco con la comprensión lectora, en ninguno de los casos.
-No se encontró correlación entre ambas escalas de errores auditivos y visuales, lo cual indica que ambos tipos de confusiones son independientes.
-Las confusiones de tipo auditivo fonológicas de la lectura en voz alta, afectan la comprensión lectora silenciosa, lo que indica que el procesamiento fonológico sería una vía de acceso clave para la decodificación semántica. Investigación PUC Bermeosolo , Bravo )

2) Otra investigación en grupos de edades diferentes, entre niños con retardo lector y lectores normales, dio los siguientes resultados:
-Tanto los niños de 8 a 9 años , como los de 10 a 12 años, del grupo disléxico auditivo o fonológico tenían menor rendimiento en pruebas no lectoras, de procesamiento fonológico, de memoria verbal secuencial y de formulación de categorías verbales, indicando que estas confusiones de decodificación están relacionadas con procesos verbales de mayor complejidad.
Un estudio posterior señaló que los grupos disléxicos con confusiones auditivas y mixtas tenían mayor porcentaje de omisiones de letras y de palabras, de sustituciones de palabras, de distorsiones y de agregados, apareciendo con un trastorno más severo que los otros grupos estudiados.
Con este estudios, se concluye que los niños disléxicos que presentan confusiones de tipo auditivo fonológico, especialmente en la lectura de letras consonantes, se perfila como un subgrupo que presenta un rendimiento deficitario también en otros procesos verbales superiores. (Investigación PUC .Bravo Bermeosolo)
7.2 INVESTIGACIONES SIGNIFICATIVAS
- Galaburna (1979 a 1994) manifestó que la dislexia implica anomalías en la configuración cerebral, apareciendo en edades tempranas del desarrollo del sistema nerviosa central, especialmente en aspectos citoarquitectónicos y estructurales del plano temporal izquierdo y en algunas áreas subcorticales, lo cual confirma la existencia de alteraciones neuropsicológicas en las dislexias
- Hynd y Cohen (1983), mantenían que las áreas cerebrales que se ven afectadas por la dislexia son la occipital posterior, el área temporal de Wernicke y frontal de Brocca.
-Posteriores estudios sobre el principal problema de los disléxicos han descubierto que dichos problemas se derivan de la percepción auditiva, al no poder transformar en información gráfica. El método lector de los disléxicos, según Bryant y Bradley (1983), se centraría más en el reconocimiento de las letras que en su integración con el significado.
- Stanovich (1982) mantenía que los disléxicos por término general tienen un cociente intelectual normal, el problema lo tienen con el procesamiento fonológico debido a que este proceso se realiza de forma independiente del resto procesos realizados por el cerebro. Este déficit surge en edades muy tempranas por lo cual puede provocar deficiencias en otros procesos mentales como puedan ser, la memoria verbal o la comprensión lectora.

- Liberman (1989), realizó un análisis sobre la relación entre el procesamiento fonológico, la memoria operacional y la comprensión lectora, deduciendo que en el procesamiento fonológico, se produce como un "cuello de botella”, que disminuye el paso de la información y afecta la asimilación de la percepciones de nivel inferior (fonemas), por el nivel cognitivo superior (comprensión), además de producir una sobrecarga en la memoria operacional. Como consecuencia el niño no puede leer con mayor velocidad, lo que afecta su comprensión.
- Vellutino, Frank R. (1980), relacionan la intensidad de las dislexias con la amplitud del déficit en el procesamiento fonológico y semántico.
- Schonaut, S., y Satz, P. (1983)., Forell (1985), Badian (1988) y Masland (1988) desarrollaron numerosos estudios en los cuales realizaron seguimientos durante un largo periodo a gente con dislexia, mostrando la posibilidad de predecirla a muy corta edad y la persistencia de esta a pesar de los tratamientos .
-En Chile, se realiza la primera diferenciación entre la dislexia auditiva con un fuerte compromiso neuro-psicológico y la dislexia de predominio visual.
- Según un estudio sobre factores genéticos y familiares a la hora de padecer dislexia realizado por Scarborough (1991), establece que el 65 % de los disléxicos provenían de familias que también lo eran.
- Scarborough realizó un estudio comparativo entre grupos de niños disléxicos y lectores normales en el jardín infantil, antes de empezar a leer. Deduciendo que los futuro disléxicos presentaban a los 4 años debilidad en el lenguaje.
- Badian (1994) comparó el perfil lingüístico de varios grupos de disléxicos, entre los que se encontraban disléxicos severos, moderados y buenos lectores. Únicamente encontró déficit específicos como: la velocidad para nombrar y para asociar letras. Como consiguiente realizó una nueva definición de dislexia: "significativa debilidad en el reconocimiento de palabras y pseudopalabras, acompañada por déficit en el procesamiento ortográfico y en el fonológico, lo que se manifiesta en un fracaso en el reconocimiento visual y en la recodificación fonológica de los estímulos gráfico".
- Bakker (1992), mantiene que existen dos tipos de disléxicos, siendo debido a una hipotética falta de maduración y a lateralización cerebral. La primera clase serían los disléxicos lingüísticos que se caracterizan por emplear una ruta directa de acceso al léxico, sin pasar por el análisis fonético, lo cual produce una lectura rápida, insegura y con un alto número de errores específicos. Y los otros serían los disléxicos perceptivos, que hacen un énfasis excesivo en los procesos perceptivos de la decodificación, lo que se manifiesta en una lectura lenta, hiperanalítica y con baja comprensión.
- Hynd (1991) confirma la presencia de diferencias en el tamaño de algunas áreas cerebrales y una menor actividad del metabolismo al leer.
- Bravo (1999) plantea que durante la decodificación en los disléxicos se produciría una demora en el proceso, provocando trastornos en la retención y en la comprensión. El núcleo del trastorno estaría en las deficiencias de los procesos cognitivos intermedios, que transforman la información gráfica en significado.
-Estudios sobre adultos disléxicos y ex disléxicos plantean que los adultos disléxicos mantienen sus problemas en la decodificación y velocidad lectora. La superación del problema no dependió del cociente intelectual o del nivel socioeconómico, ni de la educación. Siendo mayor la recuperación en el sexo femenino que en el masculino
8. COLABORACIÓN CON LA FAMILIA.
La población de niños con problemas de aprendizaje constituyen un grupo heterogéneo, cada niño es único y pueden presentar dificultades en un área y no en otra. En edades tempranas, cuando se inicia el aprendizaje, pueden comportarse, durante un breve tiempo, como si tuvieran dificultades. En esta etapa, la familia y la escuela, debería darles un margen de tiempo para que ajustaran sus respuestas al entorno y madurarán, antes de considerarlos con dificultades de aprendizaje.
Los padres y los maestros, una vez reconocidas las dificultades, buscan dar explicación a las dificultades que presentan sus hijos y sus alumnos. A lo largo del tiempo, ha sido difícil encontrar una causa o un método único que pueda resolver estas situaciones. No obstante, hoy en día, empezamos a ver un horizonte más esperanzador para este tipo de trastornos, desde el momento en que se han clarificado este tipo de dificultades, eliminando parte de los conceptos anteriores de que el niño no aprende porque “es vago”, “no está motivado”, “no dedica el tiempo suficiente”, “los padres no le exigen o no le ayudan en casa”.
La familia de niños con trastornos del aprendizaje, pueden pasar por distintas situaciones:
• Percibir que el niño tiene un problema o síntomas, situación que puede crear angustia.
• Reaccionan con desconfianza respecto al diagnóstico. Comienza el recorrido por diferentes especialistas.
• Mecanismo de defensa para reducir la ansiedad. Negación, sobreprotección, expectativas poco realistas.
• Expectativas cerradas, desarrollando sentimientos de culpa, rabia, los conflictos paternos, pena, etc.
• Búsqueda de la causa, búsqueda de curación, hasta el reconocimiento y aceptación.
• Reconocimiento del problema que pueden ayudar a la aceptación y a ajustar sus expectativas y a una solución eficaz, de no ser así, se dificultará la evolución
• Suelen estar sometidos a un importante presión social, al pensar que el niño no va a estar a la altura de las exigencias académicas. Rutten y otros, (1973).
• Conflicto paterno. Cada parte de la pareja, se diferencia en la percepción y la reacción ante el problema.


8.1.Orientación y Asesoramiento.
Como principios básicos, partir desde una situación comprensión y respeto a la familia, así como, utilizar un tipo de comunicación y lenguaje que sea de aceptación, sin juzgar ni evaluar. Utilizar un lenguaje asequible y claro, evitando ambigüedades. Utilizar estrategias capaces de atraer a los dos padres para que se responsabilicen y colaboren de forma conjunta. Utilizar estrategias para que los padres y maestros se manejen en sus sentimientos. Ofrecerles estrategias para desarrollar nuevas actitudes y sobre la intervención en el hogar. El fin de estas estrategias, es conseguir relación positiva entre profesor y familia, y entre padres e hijos, así como, la colaboración en el programa de intervención.
Algunos niños presentan trastornos del comportamiento y del carácter. Muchos se muestran rebeldes, inseguros o retraídos. No confían en sus propios medios y se sienten frustrados. La actitud de la familia es fundamental. La falta de apoyo de los suyos puede hacerles dudar de sus posibilidades y debilitar gravemente su seguridad y autoestima.
Asumir las dificultades depende de la actitud de los padres. Aunque al principio se sientan perdidos, deben tener paciencia, ser comprensivos y no exigir a sus hijos más de lo que pueden conseguir con su máximo esfuerzo.
- Valorar los esfuerzos de los niños más que su rendimiento. La dislexia crea una gran inseguridad, por eso es tan importante reconocer los éxitos de estos niños y reforzar su confianza.
- Compartir sus libros, ser creativos y hacer de cada lectura una aventura apasionante.
- Ofrecer abundante ejercitación y ejemplos; ellos necesitan de la práctica y la repetición.
- Evitar agravios escolares comparativos, sobre todo con hermanos y amigos.
- No ridiculizarles por sus errores ni acusarles de vagos o torpes (no lo son); mucho menos delante de otras personas.
- Potenciar su autonomía personal. No por tener dificultades en el aprendizaje, no necesitan estar sobreprotegidos.
- No dramatizar ni exagerar el problema. Los niños podrían contagiarse inútilmente de la angustia de sus padres.
8.2.Pautas de intervención en casa.
• Intervención basada en la firmeza, coherencia y claridad en lo que se requiere de ellos.
• Ayudarles a controlar el tiempo. Ayudarles a confeccionarse un horario y establecimiento de rutinas que les proporcione estructuras básicas de trabajo. Horarios detallados, diarios y semanales, calendarios de actividades especificando actividades, tanto escolares como de ocio, agenda con fechas de exámenes, para entregar los trabajos, los deberes diarios, etc. Enumerar todos los deberes que tiene para el día y el tiempo que le va llevar hacerlos. Enseñarle a priorizar y graduar las actividades en el orden en que las va a realizar. Permitirle alguna flexibilidad en el horario, se puede modificar al presentarse algún evento no planificado.
• El maestro, el orientador o el profesional de apoyo, dará a la familia pautas específicas, según el tipo de dificultad, para que las tengan en cuenta a la hora de apoyarles en el trabajo en casa. Es necesario, hacer explícito el tipo de colaboración que se requiere de ellos y cómo puede llevar a cabo esa colaboración con el programa de intervención de su hijo.

8.3 Tratamiento dislexia

Cuando se habla del tratamiento de la dislexia generalmente se piensa en fichas de lateralidad, orientación espacial, grafo motricidad, orientación temporal, seriaciones, etc.

Sin embargo no está demostrado que todo esto sea necesariamente previo al aprendizaje de la lectoescritura ni "conditio sine qua non" para poder avanzar y recuperar las dificultades disléxicas. Lo que recomienda Thomson es el "sobreaprendizaje". Volver a aprender la lectoescritura, pero adecuando el ritmo a las posibilidades del niño, trabajando siempre con el principio rector del aprendizaje sin errores, propiciando los éxitos desde el principio y a cada paso del trabajo de sobreaprendizaje. Se trata de hacer el reaprendizaje correcto de las técnicas lecto-escritoras, haciéndolas agradables y útiles para el niño, propiciando como digo el éxito, en lugar del fracaso que está acostumbrado a cosechar.

Las colecciones de fichas me parecen útiles como trabajo de apoyo y complementación de la tarea principal, para variar las tareas y que no sean demasiado idénticas a las del aula, así como para trabajar determinados aspectos en los que algún niño debe incidir especialmente.

En la situación del aula se pueden dar las siguientes sugerencias específicas:

1. Haga saber al niño que se interesa por él y que desea ayudarle. Él se siente inseguro y preocupado por las reacciones del profesor.

2. Establezca criterios para su trabajo en términos concretos que él pueda entender, sabiendo que realizar un trabajo sin errores puede quedar fuera de sus posibilidades. Evalúe sus progresos en comparación con él mismo, con su nivel inicial, no con el nivel de los demás en sus áreas deficitarias. Ayúdele en los trabajos en las áreas que necesita mejorar.

3. Déle atención individualizada siempre que sea posible. Hágale saber que puede preguntar sobre lo que no comprenda.

4. Asegúrese de que entiende las tareas, pues a menudo no las comprenderá. Divide las lecciones en partes y comprueba, paso a paso, que las comprende ¡Un disléxico no es tonto! Puede comprender muy bien las instrucciones verbales.

5. La información nueva, debe repetírsela más de una vez, debido a su problema de distracción, memoria a corto plazo y a veces escasa capacidad de atención.

6. Puede requerir más práctica que un estudiante normal para dominar una nueva técnica.

7. Necesitará ayuda para relacionar los conceptos nuevos con la experiencia previa.

8. Déle tiempo: para organizar sus pensamientos, para terminar su trabajo. Si no hay apremios de tiempo estará menos nervioso y en mejores condiciones para mostrarle sus conocimientos. En especial para copiar de la pizarra y tomar apuntes.

9. Alguien puede ayudarle leyéndole el material de estudio y en especial los exámenes. Muchos disléxicos compensan los primeros años por el esfuerzo de unos padres pacientes y comprensivos en leerles y repasarles las lecciones oralmente. Si lee para obtener información o para practicar, tiene que hacerlo en libros que estén al nivel de su aptitud lectora en cada momento. Tiene una dificultad tan real como un niño ciego, del que no se espera que obtenga información de un texto escrito normal. Algunos niños pueden leer un pasaje correctamente en voz alta, y aún así no comprender el significado del texto.

10. Evitar la corrección sistemática de todos los errores en su escritura. Hacer notar a aquellos sobre los que se está trabajando en cada momento.

11. Si es posible hacerle exámenes orales, evitando las dificultades que le suponen su mala lectura, escritura y capacidad organizativa.

12. Tener en cuenta que le llevará más tiempo hacer las tareas para casa que a los demás alumnos de la clase. Se cansa más que los demás. Procurarle un trabajo más ligero y más breve. No aumentar su frustración y rechazo.

13. Es fundamental hacer observaciones positivas sobre su trabajo, sin dejar de señale aquello en lo que necesita mejorar y está más a su alcance. Hay que elogiarlos y alentarlos siempre que sea posible.

14. Es fundamental ser consciente de la necesidad que tiene de que se desarrolle su autoestima. Hay que darles oportunidades de que hagan aportaciones a la clase. Evite compararle con otros alumnos en términos negativos (así es como a veces se consigue que se conviertan en caracteriales). No hacer jamás chistes sobre sus dificultades. No hacerle leer en voz alta en público contra su voluntad. Es una buena medida el encontrar algo en que el niño sea especialmente bueno y desarrollar su autoestima mediante el estímulo y el éxito.

15. Hay que considerar la posibilidad, como se ha dicho antes, de evaluarle con respecto a sus propios esfuerzos y logros, en vez de avaluarle respecto de los otros alumnos de la clase. (Es la misma filosofía de las adaptaciones curriculares). El sentimiento de obtener éxito lleva al éxito. El fracaso conduce al fracaso (profecía que se auto-cumple).

16. Permitirle aprender de la manera que le sea posible, con los instrumentos alternativos a la lectura y escritura que estén a nuestro alcance: calculadoras, magnetófonos, tablas de datos...

Considero que todo profesional de la enseñanza debería saber algo sobre dislexia y tener en cuenta estas oraciones en la medida de lo posible. Se evitarían muchos problemas en las aulas.

8.4 El papel de los padres en el tratamiento de la dislexia

En nuestro sistema educativo se da por supuesto que la responsabilidad de la enseñanza recae sobre el profesor más que sobre los padres. En el caso de los niños disléxicos, suele recaer sobre el especialista (psicólogo, pedagogo, logopeda, profesor especializado). Este énfasis en la labor del profesor no es adecuado por cuanto los padres pueden ser y de hecho son en ocasiones por propia iniciativa, una fuente de ayuda importante para sus hijos.

El papel más importante que tienen que cumplir los padres de niños disléxicos quizás sea el de apoyo emocional y social. El niño de be de saber que sus padres comprenden la naturaleza de sus problemas de aprendizaje. Esto requerirá frecuentemente el tener que dar al niño algún tipo de explicación acerca de sus dificultades disléxicas. El mensaje importante que hay que comunicar es que todos los implicados saben que el niño no es estúpido y que quizá ha tenido que esforzarse mucho más en su trabajo para alcanzar su nivel actual de lectura y escritura.

También es importante comunicarle que se le seguirá queriendo, aunque no pueda ir especialmente bien en el colegio. Hay que evitar que la ansiedad de los padres aumente los problemas del niño, aumentando su ansiedad y preocupación generando dificultades emocionales secundarias.

Los padres (y todos los que se relacionan con él o ella) deben dejar muy claro al niño que puede tener éxito, ya que si el niño "sabe" que no puede tener éxito, porque así se lo hacen sentir las personas importantes de su entorno, el niño tiene miedo a intentarlo y como en la profecía que se auto-cumple, hace por fracasar, sin apenas darse cuenta. Esto complica la tarea del especialista.

El éxito puede implicar una considerable cantidad de trabajo, pero se le hace ver que se comprende su problema y él va a recibir una ayuda específica a fin de que pueda superarlo.

Irónicamente, son a veces los padres que han tenido dificultades similares y que han sufrido mucho en la escuela son los que tienden a ejercer una presión mayor, consiguiendo un fin diametralmente opuesto al pretendido. Conviene que admitan su preocupación y compartir con el niño los problemas que tuvieron. Esto le hace al niño sentirse más normal.

Es totalmente inadecuado e inútil comparar en sentido desfavorable al niño disléxico con un niño sin problemas. Esto sucede especialmente si el niño que va bien en el colegio es más pequeño que el que tiene el problema. Conviene recordar que ambos son distintos y que el disléxico tiene sus cualidades. Las rivalidades fomentadas entre hermanos pueden acabar mal.

Es importante desarrollar la autoestima a todos los niveles. Puede hacerse dispensando al niño consideración positiva incondicional, en especial cuando se siente decaído o fracasado. Es fundamental evaluarlo con su propio nivel, esfuerzo y rendimiento. La dificultad es no pasar a la sobreprotección, al "todo vale". Pero la guía es tener clara la escala de valores en la que se desenvuelve el niño, la situación de partida, el esfuerzo realizado.

Otra cosa a tener en cuenta son las dificultades prácticas asociadas con la dislexia: confusiones con las horas del día, equivocaciones respecto del lugar donde se colocan las cosas, tendencia al desorden, distrabilidad, torpeza en ocasiones, dificultad en el cumplimiento de las instrucciones ( sino se le dan muy claras y concretas y se aseguran de que las haya comprendido). Todo esto exige una buena dosis de paciencia, pero es tan importante como comprender las dificultades mismas del aprendizaje del lenguaje escrito.

Los padres pueden tener en ocasiones un papel directo de enseñantes. Esto depende en buena medida del tipo de relación que haya entre padres e hijos. A veces es completamente imposible y hasta desaconsejable que los padres ayuden a sus hijos. La situación se torna en ocasiones en tan cargada de ansiedad que los padres o el niño pierde la calma, se enfadan y las condiciones de un aprendizaje con éxito y de refuerzo positivo sistemático, se vuelven inalcanzables.

8.5 Tratamiento DE LA disgrafía

El tratamiento de la disgrafía abarca una amplia gama de actividades que podrán ser creadas por el docente al tener el registro de errores que comete el niño. Se recomienda llevar un cuadernillo o carpeta aparte de la del trabajo en aula, para facilitar la inclusión de nuevos ejercicios y la corrección minuciosa.
El tratamiento tiene por objeto recuperar la coordinación global y manual y la adquisición del esquema corporal; rehabilitar la percepción y atención gráfica; estimular la coordinación viso motriz, mejorando el proceso óculo- motor; educar y corregir la ejecución de los movimientos básicos que intervienen en la escritura (rectilíneos, ondulados) así como tener en cuenta conceptos tales como: presión, frenado, fluidez, etc., mejorar la ejecución de cada una de las gestalt en que intervienen en la escritura, es decir, de cada una de las letras; mejorar la fluidez escritora; corregir la postura del cuerpo, dedos, la mano y el brazo, y cuidar la posición del papel.






El tratamiento de la disgrafía abarca las diferentes áreas:

1.- Psicomotricidad global, psicomotricidad fina: La ejercitación psicomotora implica enseñar al niño cuales son las posiciones adecuadas:

a) Sentarse bien, apoyando la espalda en el respaldo de la silla.
b) No acercar mucho la cabeza a la hoja.
c) Acercar la silla a la mesa.
d) Colocar el respaldo de la silla paralelo a la mesa.
e) No mover el papel continuamente, porque los renglones saldrán torcidos.
f) No poner los dedos muy separados de la punta del lápiz, si no este baila y el niño no controla la escritura.
g) Si se acerca mucho los dedos a la punta del lápiz, no se ve lo que se escribe y los dedos se fatigan.
h) Colocar los dedos sobre el lápiz a una distancia aproximada de 2 a 3 cm de la hoja.
i) Si el niño escribe con la mano derecha, puede inclinar ligeramente el papel hacia la izquierda.
j) Si el niño escribe con la mano izquierda, puede inclinar el papel ligeramente hacia la derecha.
2.- Percepción.- Las dificultades perceptivas (espaciales, temporales, viso perceptivas, atencionales, etc.) son causantes de muchos errores de escritura (fluidez, inclinación, orientación, etc.) se deberá trabajar la orientación rítmico temporal, atención, confusión figura-fondo, reproducción de modelo visuales.
3.- Visomotrocidad.- La coordinación visomotriz es fundamental para lograr una escritura satisfactoria. El objetivo de la rehabilitación visomotriz es mejorar los procesos óculomotrices que facilitarán el acto de escritura. Para la recuperación visomotriz se pueden realizar las siguientes actividades: perforado con punzón, recortado con tijera, rasgado con los dedos, ensartado, modelado con plastilina y rellenado o coloreado de modelos.
4.- Grafomotricidad.- La reeducación grafomotora tiene por finalidad educar y corregir la ejecución de los movimientos básicos que intervienen en la escritura, los ejercicios de reeducación consisten en estimular los movimientos básicos de las letras (rectilíneos, ondulados), así como tener en cuenta conceptos tales como: presión, frenado, fluidez, etc.
Los ejercicio pueden ser: movimientos rectilíneos, movimientos de bucles y ondas, movimientos curvilíneos de tipo circular, grecas sobre papel pautado, completar simetría en papel pautado y repasar dibujos punteados.
5.- Grafoescritura.- Este punto de la reeducación pretende mejorar la ejecución de cada una de las gestalt en que intervienen en la escritura, es decir de las letras del alfabeto. La ejercitación consiste en la caligrafía.
6.- Perfeccionamiento escritor.- la ejercitación consiste en mejorar la fluidez escritora, corrigiendo los errores. Las actividades que se pueden realizar son: unión de letras y palabras, inclinación de letras y renglones, trabajar con cuadrículas luego realizar cualquier ejercicio de rehabilitación psicomotor. Se debe disponer de 10 minutos para la relajación.
Relajación:
  • Tocar las yemas de los dedos con el dedo pulgar. Primero se hace despacio y luego a mayor velocidad. También se puede hacer con los ojos cerrados.
  • Unir los dedos de ambas manos, pulgar con pulgar, índice con índice. Primero despacio y luego a mayor velocidad. También se puede hacer con los ojos cerrados.
Apretar los puños con fuerza, mantenerlos apretados, contando hasta diez y luego abrirlos.

8.6 Tratamiento disortografía

Para enseñar la ortografía, el maestro deberá tener en cuenta:

§ Que el aprendizaje ortográfico es un proceso que requiere una dirección hábil y experta, porque los alumnos aprenden con distinto ritmo y de manera diferente, los métodos deben adaptarse a la variedad.

§ Que debe ayudar a cada niño a descubrir métodos que faciliten la fijación y evocación de la forma correcta de escribir las palabras.

§ Que la corrección debe adaptarse a las necesidades de cada niño y a las características de las faltas.

§ Que para asegurar la retención son necesarios los periodos de práctica y ejercitación.

Los principales objetivos de la enseñanza de la ortografía son:

§ Facilitar al niño el aprendizaje de la escritura correcta de una palabra de valor y utilidad social.

§ Proporcionar métodos y técnicas para el estudio de nuevas palabras.

§ Habituar al niño al uso del diccionario.

§ Desarrollar una conciencia ortográfica, es decir, el deseo de escribir correctamente y el habito de revisar sus producciones escritas.

§ Ampliar y enriquecer su vocabulario grafico

8.7 Tratamiento DE LA discalculia

En este caso, el tratamiento es individual y, en un primer momento, el niño deberá realizar actividades junto a un maestro de apoyo o bien con la familia (previo entrenamiento escolar). Después de un periodo de trabajo conjunto, se impulsará al niño a la práctica.

Todos los ejercicios de rehabilitación matemática deben presentar un atractivo interés para que el niño se predisponga al razonamiento, en prime termino por agrado o por curiosidad , y luego, proceder al razonamiento matemático.

En ausencia de trastornos orgánicos graves, hay que proceder a la reeducación, con el empleo progresivo de objetos que se ponen en relación con un símbolo numérico, para instaurar en el individuo la noción de cantidad y la exactitud del razonamiento.

La adquisición de destreza en el empleo de relaciones cuantitativas es la meta de la enseñanza a niños discalcúlicos. A veces es necesario comenzar por un nivel básico no verbal, donde se enseñan los principios de la cantidad, orden, tamaño, espacio y distancia, con el empleo de material concreto.

Los procesos de razonamiento, que desde el principio se requieren para obtener un pensamiento cuantitativo, se basan en la percepción visual, por bloques, tablas de clavijas.

Además, hay que enseñar al niño el lenguaje de la aritmética: significado de los signos, disposición de los números, secuencia de pasos en el cálculo y solución de problemas.


9. ¿Cómo se detectan estos problemas DE ESCRITURA?
9.1. DISLEXIA
El diagnóstico de la dislexia pretende conocer las causas de la misma, valorar y aislar los síntomas, con el objeto de seleccionar las estrategias psicopedagógicas apropiadas.
Este proceso implica:
1. La exploración médica: para descubrir los posibles trastornos neurológicos y sensoriales que inciden en el problema.
2. La exploración psicológica: para analizar el nivel aptitudinal y la dinámica de la personalidad.
3. Exploración pedagógica: para detectar el nivel de madurez lectoescritor y el grado de instrucción.
A continuación os presentaremos los posibles síntomas para identificar al alumnado disléxico:
à Antes de los 6-7 años:
· Retraso en el lenguaje.
· Confusión de palabras que tienen una pronunciación similar.
· Dificultades expresivas.
· Dificultad para identificar las letras.
· Dificultad para identificar los sonidos asociados a las letras.
· Lectura en espejo.
· Historia familiar de problemas de lectoescritura.
à Entre los 7 y 11 años:
En cuanto a la lectura: se pueden dar algunos de los siguientes problemas:
· Lectura con errores y muy laboriosa.
· Lectura correcta pero no automática.
· Dificultad para conectar letras y sonidos y para descifrar las palabras aprendidas.
· Dificultad para descodificar palabras aisladas.
· Dificultades más importantes para leer no-palabras o palabras raras.
· Traspone las letras, cambia el orden e invierte números.
· Lentitud en la lectura.
· Su comprensión lectora es pobre.
· Mal rendimiento en los tests fonológicos.
En cuanto a la escritura: se pueden presentar algunas de estas dificultades:

· Invierte letras, números y palabras.
· Confunde derecha e izquierda y escribe en espejo.
· Dificultades ortográficas no adecuadas a su nivel educativo.
· No logra escribir pensamientos, ni organizarlos; su gramática y ortografía son deficitarias.
· Hay gran diferencia entre su organización y estructuración de sus pensamientos de manera oral o escrita.
· Su letra es mala y desordenada (es incapaz de seguir los renglones rectos, o de respetar los márgenes de los cuadernos, o de organizar operaciones matemáticas en columna, etc.).

En cuanto a las matemáticas y la comprensión del tiempo:

· Puede contar haciendo uso de sus dedos u otros trucos para trabajar las matemáticas.
· Se defiende con la mecánica de las operaciones aritméticas pero no comprende los problemas.
· Le cuesta manejarse con el dinero.
· Tiene dificultades para aprender a manejar el reloj, controlar su tiempo, y entender las tareas secuenciales.
· Tiene dificultad para aprender las tablas de multiplicar y manejarlas a lo largo de la vida.
· Tiene problemas acerca del tiempo y no logra saber la hora, día, mes y año.

En cuanto a la coordinación: aunque no en todos los casos ocurre, sí es significativo que muchos de ellos tengan los siguientes problemas:

§ No toma o agarra bien el lápiz.
§ Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
§ Su trastorno en la coordinación motora fina le hace tener mala letra y una pobre caligrafía.
§ Confunde la derecha y la izquierda.
§ Es incapaz de realizar determinados movimientos (ir en bicicleta, saltar a la cuerda, el salto de altura, chutar una pelota, etc.)






9.2. DISGRAFÍA
En primer lugar, a la hora de detectar las dificultades en la escritura hay que tener en cuenta los siguientes aspectos: trazado, forma, legibilidad, fluidez y significado. Se puede hablar de una “pre-disgrafía” o de niño en riesgo a partir de los 4-5 años y partir de los 6-7 años es cuando realmente se puede diagnosticar una dificultad en la escritura.
A continuación, os mostraremos los signos que se observan en una escritura:
- Calidad del trazo: muy fuerte o muy débil.
- Espacios inapropiados entre las letras, palabras o en la ubicación en la hoja (empieza siempre dejando un espacio amplio luego del margen).
- Dificultad para mantenerse en el renglón.
- Letras desorganizadas o con el diagrama incorrecto.
- Ilegibilidad.
El diagnóstico de la disgrafía abarca tres grandes apartados: diagnostico global, diagnostico del grafismo y exploraciones complementarias. Cada uno de ellos abarca los siguientes elementos:
- Diagnóstico global: historia clínica, estudio de las funciones neuropsicológicas y pedagógicas y estudio de la personalidad.
- Diagnóstico de la escritura: estudio de la escritura, estudio de los factores que acompañan al grafismo, estudio de los trastornos de simbolización de los grafemas.

- Exploraciones complementarias: exploración neurológica o neurofisiológica, estudio del lenguaje.
En el caso de que se realice el diagnóstico de la disgrafía dentro de un aula, éste consistirá en precisar el grado de alteraciones y de puntualizar el tipo y frecuencia del error grafico. Para ello, hay que corregir diariamente las producciones del niño, destacando las faltas. De forma individual, se realizarán tales pruebas como: dictados, de letras, sílabas o palabras; prueba de escritura espontánea, destinada a niños que ya escriben; la consigna, “escribe lo que te guste” o “lo que quieras”; y por último, copia de un texto con otro tipo de letra (pasar de imprenta a cursiva). Por lo tanto, observaremos si el niño es capaz de copiar sin cometer errores y omisiones; o bien si puede transformar la letra.
He aquí los síntomas de la disgrafía que sirven de guía para los padres y docentes:
1)Los trazos rectos de la t, d y q, presentan curvaturas.
2) Los lazos de las letras b, f, h, j, 1, 11, y, z, e, aparecen muy cerrados o angulosos.
3) Las letras con trazos rectos, presentan lazos (d, t, i, u).
4) Notoria angulación en las letras que tienen arcos redondeados (m, n, ñ, u, v, w).
5) Los niños diestros realizan los círculos hacia la derecha en vez de ejecutar el movimiento antihorario (e, a, o, g, q).
6) Los zurdos realizan el movimiento circular hacia la izquierda en vez de hacerlo hacia la derecha.
7) Mezcla de letras cursivas con letras de imprenta, en especial las del modelo script (v, b, m, n, f).
8) Irregularidad en el tamaño de las letras en la zona media y alta de la escritura.
9) Los trazos superiores son muy cortos (b, d, f, k, 1, 11, t).
10) Los trazos inferiores son muy cortos (f, g, j, p,q, y, z).
11) Las letras aparecen retocadas, repasadas, dando la impresión de suciedad y desprolijidad
12) El espacio entre letra y letra aparece irregular.
13) El espacio entre palabra y palabra aparece irregular.
14) Las palabras se escriben en "carro", es decir unidas entre sí.
15) La escritura aparece apretada, con las letras dentro de las palabras muy juntas, sin tener en cuenta los lazos de las ligaduras que son inexistentes.
16) La alineación es muy irregular con respecto a la línea de base. No siguen el renglón. Las letras suben y bajan.
17) La alineación general de las palabras tiende a bajar
18) En otros casos tiende a subir.
19) Irregularidad en la inclinación de las letras, algunas hacia la derecha, otras hacia la izquierda otras rectas.
20) Trazado tembloroso y rígido.
21) Presión excesiva sobre el papel.
22) Lentitud extrema al escribir.


9.3. DISORTOGRAFÍA

Para diagnosticar la disortografía se emplean varias técnicas como: hacer dictados, copiar textos, hacer redacciones, elaborar redacciones libres, etc. Estas técnicas que se emplearan en muchas ocasiones, servirán para corregir los errores y realizar una clasificación de ellos. El seguimiento adecuado de estas técnicas nos irá indicando si el niño tiene este problema y en su caso nos dirá qué clase de disortografía es la que tenemos que tratar para adoptar el tratamiento adecuado.
El tratamiento dependerá del tipo de dificultad ortográfica que tiene el niño en cuestión. Por ejemplo si tenemos un tipo de disortografía temporal o disortocinética deberemos trabajar en actividades para discriminar adecuadamente los fonemas. En el caso de una disortografía semántica incidiremos en el concepto y significado de las palabras, etc.
En general, los profesores deben ayudar a los niños con métodos que les faciliten el aprendizaje de la escritura y les permitan la familiarización con la ortografía, consiguiendo de esta manera la fijación de las normas ortográficas.
Para facilitar esta retención son necesarios en muchos casos, largos periodos de práctica.
Por último decir que, la habilidad y destreza de los profesores y la utilización de métodos de aprendizaje adecuados son fundamentales para evitar estos problemas con la escritura. Por lo tanto, el profesor tendrá que detectar el origen de las dificultades con el fin de orientar correctamente al niño (y a los padres). Los docentes deben incentivar al niño a la utilización del diccionario, a ampliar su vocabulario y en definitiva a tener una predisposición positiva en el aprendizaje y la utilización del lenguaje.

9.4. DISCALCULÍA

Los primeros indicios de discalculía se pueden observar en el niño que, no realiza una escritura correcta de los números y que, no responde a las actividades de seriación y clasificación numérica o en las operaciones.

En los niños de grados mayores está afectado el razonamiento, resultando imposible la resolución de los problemas aritméticos más simples.

Ante la sospecha de una discalculía observada en el trabajo diario escrito del niño, o ante reiterados fracasos en las evaluaciones de matemáticas, es recomendable realizar una investigación de dificultades numéricas de forma individual con el niño, mediante diversas actividades:

Ø Dictados de números
Ø Copiados de números
Ø Cálculos no estructurados mediante juegos o gráficos
Ø Situaciones problemáticas – lúdicas

A través de estas actividades se podrá diferenciar el tipo de error cometido por el niño:

- Grafico - Numérico
- Del cálculo
- Del razonamiento

Estos son los síntomas más frecuentes que se pueden observar:
  • Dificultades frecuentes con los números, confusión de los signos: +, -, / y ×, reversión o transposición de números, etc.
  • Dificultades con tablas de itinerarios, cálculo mental, señas y direcciones, etc.
  • Buena capacidad en materias como ciencias y geometría hasta que se requiere un nivel más alto que exige usar las matemáticas.
  • Dificultad con los conceptos abstractos del tiempo y la dirección.
  • Incapacidad para realizar planificación financiera o presupuestos.
  • Incapacidad para comprender y recordar conceptos, reglas, fórmulas, secuencias matemáticas (orden de operaciones).
  • Dificultad para llevar la puntuación durante los juegos.

BIBLIOGRAFÍA
AJURIAGUERRA, BRESSON, INIZIAN, STAMBAK Y OTROS 1977 " La dislexia en cuestión " Pablo del Río editor.
AJURIAGUERRA, J. 1976 "Manual de psiquiatría infantil" Edit. Toray-Masson.
AUZIAS, MARGUERITE, 1978, " Los trastornos de la escritura infantil" Editorial Laia, Psicopedagogía.
AVANZINI, GUY 1969, "El fracaso escolar" Editorial Herder.
FERNANDA FERNÁNDEZ BAROJA, ANA MARÍA LLOPIS PARET, CARMEN PABLO DE RIESGO, 1978, 4ª edición, " La dislexia, origen, diagnóstico, recuperación", Editorial CEPE, colección Educación Especial.
KAPLAN HAROLD I., SADOCK BENJAMÍN J. (2ª edición 1.989) "Tratado de psiquiatría", Editorial Salvat.
LOBROT, MICHEL , 1974," Alteraciones de la lengua escrita y remedios" Editorial Fontanella, educación. PAIN, SARA, (3ª DE. 1978) "Diagnóstico y tratamiento de los problemas de aprendizaje", Ediciones Nueva Visión.
THOMSON, M.E. 1984: " Dislexia. Su naturaleza, evaluación y tratamiento" Alianza Psicología, 1992.
TORO J., CERVERA,M. 1980 "TALE, Test de análisis de la Lecto-Escritura" Pablo del Río Editor.
www.monografias.com › Lengua y Literatura
Rockwell, P. (2000) Nuevas técnicas didácticas para la enseñanza de la lengua escrita. Sevilla. Morón.
http://www.latinsalud.com/
BRADLEY, L., P. BRYANT. (1983). “Categorizing sounds and learning to read- a causal connection”.
Bravo Valdivieso. L. (1999) lenguaje y dislexias: enfoque cognitivo de retardo lector (22-77). México: Grupo Alfomega.
Hynd George W. y Cohen, Morris (1983) Dyslexia: Neuropsychological theory, research, and clinical differentiation
- (1991) Developmental dislexia, neurolinguistic theory and deviations in brain morphology.
Liberman, A. M. (1989). Reading is hard just because listening is easy.
Masland, R.H. (1988) Amacrine cells, en Trenes in Neuroscience.
Peña Villegas R. E. Dislexia conceptos básicos. Disponible en: http://ceril.cl/P53_dislexia.htm. Consultado el 02/04/2011.
Schonaut, S. y Satz, P. (1983). Prognosis for children with learning disabilities. New York: Guilford Press.
STANOVICH, K. (1982). “Individual differences in the cognitive processes of reading”
Vellutino, Frank R. (1980). Deficiencias verbales y alteraciones de la lectura. En El niño con dificultades para aprender: symposyium el niño con trastorno de aprendizaje. (107-120). Santiago de Chile.
BERRUEZO ADELANTADO, PEDRO (2004). Entendiendo la disgrafía. El ajuste visomotor en la escritura manual. Disponible en: http://www.iberopsicomot.net/2004/num14/14articulo4.pdf.
GODOY HAEBERLE, ALEJANDRA (2009). Disortografía. Disponible en: http://blogalejandragodoyh.bligoo.com/content/view/573197/Disortografia.html
VÁSQUEZ CANALES, ELSA (2008). Discalculía: diagnóstico, tratamiento, características, diferencias entre discalculia y acalculia. Disponible en: http://revistapsicopedagogica.blogspot.com/2008/09/discalculia-diagnstico-tratamiento.html
MUÑOZ, DAVID (-). Discalculía, trastornos del cálculo matemático. Disponible en: http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=2282
NORTE DARIO (2002). Problemas de dislexia y disortografía. Disponible en:
http://www.todosleen.com.ar/disgradisort/probdisldiso.htm
www.asandis.org/doc/guia-general-sobre-dislexia.doc:
American psychiatric association, (1995) Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. DSM-IV. Barcelona: Masson.
Carlson, J. Y Das, J.P ( 1995). Reeducación de las dificultades del aprendizaje lector, en S. Molina y M Fandos (Eds): Educación Cognitiva 1. Huesca: Mira.
Rueda, M., Sánchez, E y González, L (1990). El análisis de la palabra como instrumento de rehabilitación de la dislexia. Infancia y Aprendizaje, 49, 39-52.
Sánchez M, E. Rueda, M y Orrantía, j (1989). Estrategias de intervención para la reeducación de niños con dificultades de aprendizaje de la lectura. Comunicación, lenguaje y educación, 3-4, 101-111.
www.wikipedia.es
[[http://www.neuropediatria.com.py/book/neurodesarrollo/Transtornos%20de%20Aprendizaje/trastornos_de_la_escritura.htm#Detección_de_los_problemas_de_Lectoescritura]]
http://www.aidex.es/lenguaje/taller1/escritura.html
http://www.educacioninicial.com/ei/areas/literaria/tematicas/index.asp

www.wikipedia.es
[[http://www.neuropediatria.com.py/book/neurodesarrollo/Transtornos%20de%20Aprendizaje/trastornos_de_la_escritura.htm#Detección_de_los_problemas_de_Lectoescritura]]
http://www.aidex.es/lenguaje/taller1/escritura.html
http://www.educacioninicial.com/ei/areas/literaria/tematicas/index.asp